*Entrevista realizada y publicada por ProMagazine en Agosto del 2014

Con más de 26 años de experiencia, el empresario ha logra do convertir a Sintec en una de las consultoras líderes de Latinoamérica, donde desarrollar personal capaz de solucionar problemáticas complejas de negocio ha sido su mayor satisfacción.

La vida lo llevó a elegir la carrera de ingeniero industrial por accidente, sin embargo, nunca imaginó que esta profesión lo encauzaría a crear una empresa que le dejaría grandes satisfacciones y sobre todo, el poder convertirla en una de las consultorías más importantes del país; de ahí, lo demás es historia. Óscar Lozano González es un empresario regiomontano nacido el 20 de abril de 1955 y egresado de Ingeniería Industrial del Tecnológico de Monterrey, del Tecnológico de Georgia y de la Escuela de Wharton de la Universidad de Pensilvania. En diciembre de 1987, fundó la empresa en consultoría Sintec, trabajo que se convirtió en su gran pasión, pues a través del tiempo se ha encargado de desarrollar personal que sea capaz de solucionar problemas reales.

Óscar quería estudiar la carrera de Administración de Empresas, hasta que un familiar cambió su visión. “Me preguntó qué quería estudiar, al contestarle que administración me dijo que estaba equivocado. Entonces, después de revisar varias opciones, decidí estudiar ingeniería industrial, me gustaba estudiar la problemática de las empresas”. Más adelante la vida le pondría el camino para dedicarse a la consultoría.

 

SINTEC: UNA HISTORIA DE ÉXITO Y PASIÓN

Su inquietud por preguntar y querer entenderlo todo fue trazando el camino. Él mismo se describe como una persona muy curiosa y a la que le gusta interactuar con la gente, de esta forma reconoció que lo suyo no era trabajar en un solo lugar. “Al estudiar la carrera, mi papá me consiguió un trabajo en una empresa. La experiencia me ayudó bastante pues aprendí a trabajar con un ingeniero japonés, esto me marcó porque también me quedó claro que lo mío no era estar en una compañía, ni hacer lo mismo todos los días”.

Así fue como comenzó a utilizar esa curiosidad y pasión por conocer el funcionamiento de los procesos de negocio para realizar proyectos por su cuenta como consultor. Después, junto con sus socios, empezaron a darle forma a lo que hoy es Sintec: una de las empresas de consultoría más destacadas a nivel Latinoamérica. Es en este trabajo donde se pone las dos “cachuchas”, como él dice, pues además de desarrollarse como consultor también lo hace como empresario.

Ser emprendedor es muy importante para él, pues considera que un emprendedor siembra una solución a los problemas económicos y sociales del país. “El emprendedurismo juega un rol muy importante ya que permite generar nuevos empleos, le da a la gente movilidad social y económica, además de que las pequeñas y medianas empresas generan la mayor parte de empleos en el país”.

El empresario considera que el éxito consiste en tener pasión por algo y destacar en eso.

 

LA DIFERENCIA: EL ENFOQUE EN LA GENTE

En Sintec se cuenta con el robusto expertise de gente muy preparada y talentosa. “Competimos con grandes (consultorías), la gente ve el valor de una cultura de excelencia profesional en todos los niveles. El enfocarse en la gente no es que sea lo más importante, sino que es lo único importante; las personas se sienten a gusto porque hay un ambiente profesional: desde los clientes hasta los compañeros de trabajo”.

El futuro de Sintec depende precisamente del desarrollo de su capital humano. Óscar enfatiza en que un ejecutivo no puede hacer todo solo, se necesita la ayuda de toda la organización. “El reto personal es cambiar constantemente, continuar aprendiendo conforme pasa el tiempo. El comienzo en el camino de un emprendedor es como estar en un cuarto oscuro: no sabes con lo que te vas a topar. No lo sabes todo, hay que buscar ayuda externa, tienes que ser consciente de desarrollarte y buscar ayuda de expertos en ciertos temas”.

Lo que distingue a Sintec de otras empresas, destaca, es el enfoque en la gente, ya que es primordial contar con personas que tengan un perfil adecuado, capaz de ayudar a empresas líderes en sus industrias a resolver problemáticas complejas.

 

VALORES QUE DEJAN HUELLA

Gran parte de su éxito, tanto familiar como empresarial, se debe a su familia, que es su prioridad, como en su empresa, se debe a la influencia de los valores que sus padres le inculcaron desde pequeño, así como el amor al estudio. “Por ejemplo, para llegar a la escuela primaria había que recorrer una larga trayectoria en el camión, pues no nos quedaba cerca, pero mis padres siempre nos impulsaron al estudio”. Sus padres le dejaron ese legado de constancia y perseverancia, y estos valores lo llevaron a no quitar el dedo del renglón para alcanzar sus objetivos.

Óscar quisiera que estos mismos valores se aplicaran al sistema de gobierno del país. “El gran problema del país ha sido y será la corrupción, no sólo digo del gobierno, sino también de las empresas, pues hay gente que gana dinero sin generar un valor. Debemos impulsar un país con más legalidad, que apoye más a los empresarios”. Considera que ser un pequeño o mediano empresario es un acto heroico, debido a todos los obstáculos con los que lidian. Su consejo para los jóvenes o para todo aquel que quiera desarrollar una  idea emprendedora es: “Hay que destacar en lo que estés haciendo, no ser uno más del montón, tener un propósito, disciplina, sacrificio, prepararte siempre, buscar la gente correcta, buscar valores para que la gente se desarrolle y destaque brillando con luz propia”.

Para ver el video visita www.promty.mx

 

¡Ebook Gratis!

Crecimiento rentable a través de Estrategias de Clientes y Operaciones
Descargar eBook
Descargar PDF

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR