fbpx
 
 
Estrategia de negocio

What the f*** with 2020?

Comparte
 
Estrategia de negocio

diciembre 17, 2020

What the f*** with 2020?

Comparte

Reflexionemos sobre todos los acontecimientos del 2020 y el impacto que tuvieron en nuestra vida personal y laboral. En este artículo te compartimos las 6 F´s que nos han ayudado a mantenernos a flote y a mirar hacia adelante, para continuar avanzando. 

 

Este año comenzamos una nueva década, pero parece que metimos los acontecimientos de los siguientes 10 años en uno solo. El 2020 definitivamente quedará marcado en la historia como un año de grandes cambios y el comienzo de una transformación hacia una nueva era. Comenzamos el año con los incendios en Australia, que generaron en el mundo una mayor conciencia de los efectos del desarrollo de la humanidad en la naturaleza. Continuamos con el evento predominante del año, que es la llegada del Coronavirus, con el anuncio de la expansión de este en Wuhan, China en enero 9, que entre muchas otras cosas dio inicio a una disrupción en la vida de todas las personas del planeta, los comportamientos de los consumidores y las cadenas de suministro de las empresas.

En febrero, fuimos testigos del juicio de destitución del presidente Trump y su consecutiva absolución. Unas semanas después el precio del petróleo llegó a niveles históricamente bajos y eso, combinado con la declaración de pandemia mundial en marzo y las medidas de distanciamiento social, resultó en la caída más grande del Dow Jones en un solo día en la historia (7.8% o 2,013.76 puntos), planteando enormes retos para las compañías.

En los siguientes meses vimos el crecimiento del movimiento Black Lives Matter en Estados Unidos, que hizo eco en todo el mundo, dándonos una perspectiva de la desigualdad que se vive en diferentes formas en todos los países. En agosto, nuevamente la naturaleza nos recordó que necesitamos cuidarla, con los incendios en California.

En noviembre, se llevaron a cabo las elecciones presidenciales en Estados Unidos, las cuales marcaron historia por cantidad de votos emitidos y por la amenaza a la democracia que ha llevado el presidente Trump por negar la victoria a Joe Biden y Kamala Harris (que por cierto, es la primera mujer, la primera afro-americana, y la primera persona de ascendencia india en la vicepresidencia de Estados Unidos), recordándonos el tema de la inclusión y diversidad.

Estos y muchos otros acontecimientos cambiaron de un día para otro la forma en que vivimos, hacemos negocios y nos relacionamos con nuestras empresas. Los retos que presentó el 2020 aún no terminan, sin embargo, hemos aprendido seis F’s que nos ayudaron a transitar y salir avantes de esta situación:

 

1.- FOCO. Ante la contingencia por COVID-19 todos nos vimos obligados a enfocarnos en lo más importante: La salud. Como individuos hemos priorizado más en cuidar nuestro organismo, protegernos de las enfermedades y proteger a los nuestros. Ante todos los cambios que ha traído el 2020, la salud es sin duda el aspecto extra más importante.

En las organizaciones esto se tradujo en el cuidado de la salud de los colaboradores, en donde para algunos, esto significó migrar a un esquema con cierto porcentaje de home office y en todos los casos, ajustes en los protocolos de sanidad. Con estos cambios, hubo hallazgos muy interesantes: La encuesta anual de FlexJobs encontró que el 65% de los encuestados son más productivos en su oficina en casa que en un lugar de trabajo tradicional, además, el 27% de los empleados prevé trabajar desde casa de cuatro a siete días al mes una vez que las oficinas vuelvan a abrir por completo, y el 21% prevé hacerlo de ocho a 15 días al mes, por lo que será importante garantizar una sólida experiencia de trabajo remoto.

En los negocios, tuvimos que aprender a enfocarnos en lo importante, en nuestro “core”, aún mientras explorábamos nuevas formas de hacer negocios y de relacionarnos con nuestros clientes y empleados. Más allá de ser estratégicos, tuvimos que ser “EXTRAtégicos”. Al hacer negocios, aquel que no se enfocó se perdió. Al intentar demasiadas alternativas para mantenerse a flote, se pierde el enfoque y resulta en fracaso. Los negocios que han logrado continuar e incluso crecer, supieron mantener el foco en las batallas clave, y hacer más con menos recursos bajo las circunstancias.

2.- FUERZA: El 2020 exigió mayor fortaleza mental, para despertar cada día a enfrentar los nuevos retos que este año traería. Nuevas reglas, nuevos patrones de consumo, cadenas de suministro interrumpidas, embates, pérdidas, etc. A nivel empresa, esta fuerza mental se tuvo que transmitir a través de la cultura organizacional. Las empresas que se han

mantenido relevantes supieron fortalecer su relación con clientes y con empleados.

Una estrategia fuerte aunada a la agilidad para ser flexible en todas las facetas del negocio es uno de los factores que marcó la diferencia entre las empresas que han perdido y las que han sobrevivido, y que incluso han ganado nuevos clientes en nuevos mercados. Esta fortaleza y agilidad es lo que continuará dándoles ventaja en los retos que están por venir.

Según Harvard Business Review, aquellas empresas que implementan culturas con principios de resiliencia tienen mayores ventajas y oportunidades de recuperación ante las adversidades en comparación que sus competidores que no implementan estas estrategias.

3.- FÓRMULA: Los acontecimientos de este año nos obligaron a cuestionar y cambiar la fórmula de los negocios. Nos fuimos de usar las tecnologías de forma muy básica a hacernos 100% dependientes de ella. Establecimos nuevas formas de hacer negocios, de estar presentes con los clientes y seguir siendo productivos a pesar de las restricciones. Tuvimos que entender los cambios del comportamiento del consumidor y cambiar la fórmula. Para muchas organizaciones la pandemia cambiará la forma de relacionarse con sus clientes de manera permanente.

El trabajo remoto nos obligó a cambiar la fórmula en el manejo de nuestros equipos, dando mayor importancia a la experiencia del empleado. Hemos observado que los empleados están más dispuestos a interactuar a través de la tecnología y esto nos obliga a desarrollar nuevas maneras de liderar equipos y gestionar organizaciones de todos los tamaños de manera remota y permear esta fortaleza al talento existente y el talento nuevo. Según cifras de Gartner, en la ecuación para la efectividad de un equipo virtual, 10% corresponde a la tecnología y 90% a la gestión del factor humano. Aquí, las reglas del juego cambian. Es mejor medir rendimiento por resultados y no por horas: Por ejemplo, Microsoft encontró un aumento de productividad de 40% al reducir un día de trabajo de la semana laboral.  En cuanto a los esquemas flexibles de trabajo, es mejor optar por la flexibilidad más que por una política general. Los componentes del trabajo virtual deberán ser:

  • Tecnológicos: Empatar la tecnología con la tarea a realizar
  • Sociales: Reimaginar el espacio de trabajo, humanización de dichas plataformas
  • El trabajo en sí: Clarificar expectativas, roles, funciones, límites e indicadores.

4.- FRUSTRACION: Si no lo habíamos aprendido antes, el 2020 nos vino a dar esta lección a golpes: Manejar la frustración. La adrenalina de esos primeros sprints de alta energía se ha desvanecido… Ya no es un sprint sino un maratón, lo que ha generado desilusión, dolor, burnout o agotamiento. Se ha reportado que el 75% de los empleados en los Estados Unidos y cerca de un tercio en la región de Asia y el Pacífico reportan síntomas de agotamiento. De alguna manera u otra, incluso entre las empresas triunfadoras, todos hemos enfrentado golpes duros, como bajas en ventas, recortes de personal, incumplimiento por parte de proveedores o clientes, etc. Hemos experimentado con nuevas formas de hacer las cosas y no hemos tenido éxito en todos los intentos. Pero, si somos inteligentes, aprendemos a aceptar las fallas y manejar la frustración, a recibir el golpe, y después levantarnos y seguir avanzando. El fracaso puede ser una experiencia de aprendizaje siempre que sepa cómo afrontarlo. Algunos profesionales exitosos del Forbes Business Council profundizan en las valiosas lecciones:

  • Gira el fracaso hacia el crecimiento: El fracaso debe actuar como un punto de pivote para abordar las prioridades, desarrollar nuevos enfoques para abordar los obstáculos y fomentar el aprendizaje continuo.
  • Centrarse en el viaje: La mejor filosofía de la vida no es obsesionarse con el fin, sino con los medios para llegar al fin.
  • Avanza después de fallar rápidamente: Aceptar que el fracaso es una de las oportunidades más poderosas para aprender y crecer más rápido es clave.
  • Localiza el eslabón débil: Observa en qué se falló. Localiza el eslabón débil, ajústalo y vuelve a intentarlo.
  • Sigue adelante con humildad: La humildad es clave. El fracaso es necesario y requiere iteraciones para refinarlo, pero lo que rara vez se discute es el beneficio del fracaso personal. Es humillante y los que ganan humildad ganan a la larga.

 

5.- FAMILIA Y AMIGOS: Sin duda uno de los pocos positivos de esta pandemia es la oportunidad de pasar más tiempo entre familia y amigos. La mayoría hemos tratado de sacar provecho de esta difícil situación fortaleciendo nuestros lazos afectivos. Para muchos de nosotros es la primera vez que podemos comer en familia, o intercalar tiempo con nuestros hijos a media mañana para patear un balón o ayudar con alguna tarea de la escuela en la tarde. Hemos podido estar más presentes en los eventos de la escuela, y de la vida de nuestros hijos, que antes, los tiempos de traslado entre la casa y la oficina nos hacían imposible. A pesar de las dificultades de adaptación, y de las condiciones no ideales de trabajo, el home office nos ha regalado más tiempo con nuestros seres queridos. Según Gartner, trabajar exclusivamente desde casa permite a los empleados vivir donde quieran, incluso si no es en la misma ciudad que su empleador. Lo cual resulta una bendición para los empleados de organizaciones con sede en áreas de muy alto costo de vida, como Santa Fe en Ciudad de México, o Nueva York y el área de la Bahía de San Francisco en EEUU. No tener que desplazarse les da a los empleados una o dos horas (¡o más!) de tiempo extra cada día. Los trabajadores remotos informan que son más productivos y pueden concentrarse mejor en su trabajo cuando no se distraen con reuniones, charlas y otras interrupciones en la oficina. En general, trabajar desde casa le da más control sobre su tiempo y su espacio de trabajo.

Asimismo, las tecnologías nos han permitido también mantenernos conectados con nuestras amistades a través de plataformas de videoconferencias. Aunque extrañamos las reuniones presenciales con nuestros amigos y familia extendida, tenemos más tiempo y las herramientas adecuadas para seguir en contacto con nuestras amistades. Si esta pandemia hubiera sucedido sólo hace 20 años, esto no sería posible. Según datos de World Economic Forum, aunque no vemos mucho a nuestros compañeros de trabajo, a menudo vemos más íntimamente en sus vidas: las mascotas y los bebés aparecen en las videollamadas, las habitaciones desordenadas u ordenadas se pueden observar en las reuniones. Nuestras decisiones sobre si usar ropa casual o formal, y qué hacer con nuestro cabello en un momento en que los salones están cerrados, producen nueva información y, es de esperar, fomentan la empatía entre colaboradores.

6.- FELICES FIESTAS: Estamos cerrando un año histórico y no nos queda más que seguir extrayendo lecciones de nuestras experiencias. De manera involuntaria hemos sido parte de un gran programa piloto que nos ha obligado a ver las cosas desde una perspectiva diferente, a reconsiderar alternativas que antes nos parecían imposibles, a probar nuevas formas de hacer las cosas, a fallar y a seguir aprendiendo. No dejemos pasar esta oportunidad de reflexionar en lo que hemos aprendido en este año. Mantengamos el enfoque en los cambios que podemos hacer para asegurar un mejor futuro para nuestras familias, nuestras empresas, nuestras comunidades y nuestro planeta. ¡Felices fiestas y nuestros mejores deseos para el 2021!

 

Un especial agradecimiento a Bárbara Guzmán, Gerente de Desarrollo Comercial en Sintec, por sus valiosas aportaciones al presente artículo.

 

Referencias

 

 

Sintec Consulting

Impulsamos a una nueva generación de empresas a desafiar sus límites. Implementamos modelos de negocio transformacionales que integran prácticas innovadoras, talento y tecnología digital.

 

Sintec Consulting


Impulsamos a una nueva generación de empresas a desafiar sus límites. Implementamos modelos de negocio transformacionales que integran prácticas innovadoras, talento y tecnología digital.

Abrir chat
¿Buscas más información?