El capital humano ha demostrado su peso estratégico. Cada vez más compañías enfocan diversas acciones en desarrollar su fuerza de trabajo e incentivar aspectos como la retención y capacitación. El crecimiento de las organizaciones, ya sea por la generación de nuevas unidades de negocio o por la adquisición de otras empresas, no solo es un síntoma de la estabilidad que experimentan algunas industrias, es también la evidencia de que el talento de estas compañías es fundamental para respaldar los objetivos estratégicos.

A lo largo de nuestra experiencia con diversas industrias, así como el análisis que hemos hecho al comportamiento de estas en sus mercados, detectamos que la inversión en el desarrollo, los programas de capacitación continua y salarios competitivos se traducen en un crecimiento[1] en el nivel de desempeño financiero (imagen 1), en cifras de hasta dos dígitos.

Esta situación no es una casualidad. Los objetivos de las organizaciones evolucionan a un ritmo vertiginoso, las presiones macro y microeconómicas exigen cambios radicales en los modelos de negocio u operación; sin embargo, el factor humano se ha mantenido como la columna vertebral que soporta cada nueva ola de transformación y da respuesta, de punta a punta, a las demandas del funcionamiento de la compañía.

La velocidad con la que Coca-Cola crece a nivel regional destaca en el mercado, tanto KOF como Arca Continental Incrementaron su plantilla laboral, situación que trasciende el aumento de capital de trabajo disponible, ya que implica destinar un porcentaje elevado de recursos en programas que estimulen la permanencia y el involucramiento de los miembros en la compañía.

Las tendencias indican que estos rubros dejaron de considerarse un ”gasto” entre los líderes de las organizaciones, cada vez más se asume como una inversión que retornará en forma de resultados de negocio y alcance de metas, consecuencias que podríamos considerar un ganar-ganar para ambas partes.

Mientras más inversión se realice en el talento de las organizaciones, el conocimiento sobre procesos y el alcance del equilibrio en los diferentes aspectos de la vida de los trabajadores generarán un ambiente propicio para el crecimiento sostenible, en donde más que buscar sumar recursos, se aprovecha y recompensa la voluntad conjunta de llevar a la empresa al puerto deseado.

[1] Business Case to Human Case. Estudio elaborado por Sintec que analiza una muestra de 110 empresas mexicanas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, pertenecientes a ocho diferentes sectores industriales (comunicaciones, consumo, financiero, industrial, materiales, retail, salud y servicios) con datos de 2009 a 2014.

 

¡Ebook Gratis!

Crecimiento rentable a través de Estrategias de Clientes y Operaciones
Descargar eBook

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR