La industria de bienes de consumo se favorece y crece aceleradamente como parte de la actividad productiva, cuando coinciden varios factores propios del sector tales como la colaboración abierta e inteligente, en un ambiente de confianza, pero sobretodo tomando ventaja de la transformación tecnológica (digital) que cada vez se vuelve más relevante.

La transformación digital sirve primordialmente para facilitar a clientes y colaboradores una experiencia más rápida, placentera, segura y de menor costo. Para lograrlo, muchos son los factores, pero cuatro pilares destacan en este proceso de transformación: una visión clara del estado de la transformación deseado, un modelo idóneo de arquitectura empresarial, un riguroso proceso de gestión esbelta y una cultura de confianza que le permita a clientes y colaboradores confiar en las marcas y en los intermediarios que les sirven en la industria.

La estrategia se torna cada vez más relevante

La estrategia apropiada para cada integrante de la industria responde en gran medida a las competencias del participante y a la atención de los factores y/o escenarios de negocios en el horizonte. Parte fundamental de la estrategia del negocio es la estrategia tecnológica que la acompaña. Aunque la estrategia tecnológica tenga ciclos de vida equivalente a los de la estrategia del negocio, un buen diseño de arquitectura empresarial permite aprovechar, adaptar y reutilizar componentes de los procesos del negocio, de las aplicaciones, de los repositorios de datos y de las plataformas tecnológicas de manera efectiva en virtud de que sus horizontes de tiempo tienen a ser más largos que los contemplados en las estrategias del negocio. La evidencia de los participantes en adoptar un sitio de trabajo realmente digital es que han logrado mejorar la productividad, la innovación y la colaboración de los empleados, lo que les permite competir con éxito.

Cambios requeridos

Muchos son los cambios ocurriendo en la industria tales como las estrategias de distribución, el enfoque de los retailers en el desempeño comparable en tiendas y las ventas por metro cuadrado. Estos indicadores son relevantes, pero ahora son parte de un arsenal más completo de indicadores tales como tráfico total, ganancias del omnicanal, productividad del inventario y reducción del tiempo de respuesta del equipo de ventas. Estos cambios se facilitan si las organizaciones adoptan modelos de gestión esbelta que les permite responder con agilidad, altos niveles de motivación por los altos niveles de empoderamiento responsable y el logro de muy bajo costos. La adopción de una cultura de confianza permite que tanto colaboradores como los clientes confíen en los productos, servicios y los líderes de las empresas participantes y en permitir una competencia colaborativa que favorece a los consumidores y la sociedad.

Algunas tendencias de la industria

Destacan entre muchas: a) Mejores modelos analíticos de estimación de consumos, optimización de precios y reducción de inventarios tomando ventaja de los desarrollos en aprendizaje de máquinas e inteligencia artificial, b) Mejores canales de distribución emulando a líderes como Amazon, Ocado, Instacart, Mercadona, etc. y c) Mejor respuesta a consumidores con gustos o requerimientos especiales tales como intolerancias, discapacidades o dietas especiales. HUEL es un ejemplo de este tipo de diferenciador en la industria y que cada vez más surgen para atender necesidades especiales.

Varios de los líderes en la industria están cada vez más explorando en el mundo emprendedor para encontrar herramientas sencillas y poderosas que les permitan facilitarle la vida a sus clientes y colaboradores. A título de ejemplo de este tipo de descubrimientos para la industria están: Pointy (https://www.pointy.com/us ) y Profitero ( https://www.profitero.com/ ).

¡Ebook Gratis!

Crecimiento rentable a través de Estrategias de Clientes y Operaciones
Descargar eBook

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR